martes, 21 de octubre de 2008


Quieto parao, no te arrimes, ya son demasiados abriles para tu amanecer desbocao.
Mejor que me olvides, yo me quedo aquí a tender mi pena al sol.

Que ya estoy hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcón.

3 comentarios:

Ebría de nada dijo...

Eres tan...tan tú^^

Ebría de nada dijo...

Sí, de orgullo y prejuicio.

DULCECONDENA dijo...

jáaaaah, hasta las tetas!


:D