sábado, 5 de junio de 2010


A los veinte años, me sentía ya como una vieja gloria. Mi momento había pasado. Por mucho que yo intentase agarrarme a aquella época como a un clavo ardiendo, ya no era la misma. Todo aquel ego, todo aquel narcisismo infundado que solía atraer a la gente, se había ido esfumando poco a poco desde que cumplí la mayoría de edad.

Y a los veinte, ya solo quedaba un hediondo aroma a fracaso y mediocridad.

5 comentarios:

Littleclown dijo...

quedan muchas cosas más.

memOriäs perdidäS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
memOriäs perdidäS dijo...

asesina... ¬¬

MetrO y MeDio dijo...

P.D: Por qué será que me encanta Nacho Vegas?!

DULCECONDENA dijo...

Permíteme decir que los 20 también te dejan algo idiota.
Que sólo dices tonterías como que estás mayor, y no, chica, estás en lo mejor, ahora empieza lo bueno.
Y tú, de mediocre, no tienes nada.